Salida

Tras mirar mucho la ruta, leer blogs de otros viajeros, horas en embajadas, formularios del race, paciencia en bancos, inventario, qué llevamos, qué no llevamos…

Ahora todo da igual, tenemos lo que tenemos y estamos listos para partir, ya explicaremos en alguna otra entrada más cosas de la preparación.

foto960

El tiempo nos respeta hasta Zaragoza, un poco de granizo adelanta nuestra parada para comer unos minutos, y mientras cae un bocadillo engañamos a la tormenta que ya sólo veremos en la distancia.

Primer destino, Barcelona, tiramos de agenda para encontrar un amigo que nos acoja.

Nos tomamos una cerveza, nos vemos con unos palillos en las manos cenando shusi y nos venimos arriba, ¿imágenes japonesas en la pared? ¿ya hemos llegado? Si que ha sido fácil, no estamos ni cansados.

cena960

Al día siguiente nos queda claro que ni hemos llegado, ni va a ser fácil. Salimos de Barcelona dispuestos a cruzar la primera frontera. Francia nos recibe con bastante lluvia, aún así hacemos kilómetros con facilidad y somos optimistas, queremos darle otro buen muerdo al mapa, sin embargo… Humberto está gordo, no lo digo yo, lo dice su moto, el eje de atrás se queja y le avisa con unos bamboleos. Tendremos que torear el primer percance, como muchos antes de nosotros, en Nimes; eso sí, nosotros fuera de la plaza.

Primer pit stop ✋ , a ver si nos lo arreglan mañana en un rato. Como hay que verle el lado bueno a todo, diremos que sin esta parada obligada, probablemente  no tendríamos este primer post.

Desde Nimes, vuelta al ruedo y… esta faena va por ustedes!